No hace mucho tiempo conté un sueño que tuve, la entrada de hoy no es un sueño, es real, es algo que está sucediendo justo ahora, justo en este momento, mientras lees esto.

Hace apenas cuatro años era persona claramente abolicionista, como corresponde a una mujer universitaria blanca de posición social desahogada burguesa y de cierto prestigio profesional, pero una serie de vivencias personales en mi entorno destruyeron mis convicciones previas sobre la prostitución. Algunas de estas vivencias fueron traumáticas, otras divertidas y todas ellas me llevaron a hacerme muchas preguntas, a buscar respuestas. La cuestión de la prostitución me estalló en la cara, ya no se trataba de chicas anónimas, como aquellas prostitutas que veía en la calle de la Montera al salir de la oficina. De repente personas muy queridas de mi entorno de la noche a la mañana se habían metido a putas, un día una, a la semana siguiente otra, al mes otra, y otra, otra y otra. Las circunstancias me habían derribado de mi pedestal y vistas las cosas desde abajo la vida se aprecia con otra perspectiva; poco a poco mi mundo burgués empezó a parecerme hipócrita, prepotente y vacío, de repente caí en la cuenta que aquellas chicas anónimas tenían un nombre, una historia, inquietudes y problemas de los que no sabía nada de nada.

No obstante, todo esto que he contado hasta ahora es lo de menos, suena a justificación del proceso en que me he metido y como tal justificación es muy pobre. Ni siquiera puedo apelar a padecer una penuria económica que no tengo.

Digamos que he tomado una decisión y la he tomado porque quiero hacerlo y la he tomado libremente. A muchos y muchas parecerá una locura, incluso a mí me lo parece, es algo que puede costarme muy caro y por absurdo que parezca es un proyecto que me hace mucha ilusión.

He decidido probar suerte como prostituta, y no de cualquier manera, si no con una planificación y unos objetivos, he decidido profesionalizarme de verdad, esto no es un juego.

También he decidido compartir mis emociones, los pasos que voy dando y de cómo me afecta porque considero que es necesario dar a conocer estas vivencias, que son muy desconocidas por el grueso de la sociedad que se contenta en creer acríticamente en el estereotipo vacío y sin vida de la puta.

He de decir que el número personas que han contado sus vivencias, experiencias y emociones de su entrada en la prostitución es elevado, a mí personalmente los escritos autobiográficos que más llamaron mi atención fueron, “Mi life as prostitute” de Dolores French, “Una mala mujer” de Montse Neira, “El blog de Paula Vip” por Paula Vip, y “Fast Girl” de Suzy Favor Hamilton, así que mi historia tal vez no aporte nada nuevo, pero al menos esta historia se diferencia en una cosa a día de hoy y es que se trata de un proceso en marcha en el que me podéis acompañar, ni vosotros ni yo conocemos el desenlace.

A principios del pasado mes de Junio comencé a dar forma y trabajar en mi plan, en cualquier caso las fechas son indiferentes, lo primero que necesitaba era elegir mi nombre de guerra, de hecho ya tenía uno, era el de Violeta, para darle personalidad añadí una segunda “t” y “GFE” detrás, Violetta GFE, (GFE viene de Girl Friend Experience). Por desgracia después de una breve búsqueda descubrí que el número de escorts que se llaman Violetta GFE es enorme. ¡Válgame mi escasa originalidad!

Todavía me planteo añadir algo así como del Mar detrás, total todavía no es público mi personaje.

 

El siguiente punto es la planificación de mi debut, si voy a ser prostituta tendré que debutar en algún sitio, así que también elegí un lugar, será Barcelona. Barcelona me ofrece cierto anonimato, aparte de que tengo contactos allí, las tarifas para una escort son más elevadas que en Madrid y tengo cariño a esta ciudad a pesar de las pocas veces que la he pisado.

Lo siguiente es hacer números para que mi primera incursión en el sexo de pago tenga sentido, lo ideal es no volver a casa en pérdidas, sería un fracaso lo contrario. Mi incursión será de cuatro días, los costes ascenderían entre billetes de tren y alojamiento a unos 800 euros. Para que me resulte rentable económicamente en ese tiempo debería atender a unos ocho clientes en total, dos por día. Cuando volviera a casa debería haber ganado unos 1200 euros lo que hace un beneficio total de 400, (optimista que es una), ya que eso no va a pasar al ser una novata, con suerte aspiro a compensar esos 800 euros de gasto, y en el peor de los casos a amortizar algo esta cantidad. ¿Conseguiré al menos un solo cliente? En cualquier caso mantengo el objetivo de dos clientes diarios no porque me haga ilusiones de conseguirlos, no soy tan ingenua, es que para bajar el listón siempre hay tiempo.

Me resulta interesante que de todos los miedos que me acarrea este proyecto sea mi capacidad de atraer clientes y llegado el momento el cumplir con mi cliente de forma satisfactoria para ambos sean mis preocupaciones principales en este momento.

Lo siguiente que necesitaba era una web profesional para anunciar mis servicios, empezar con un anuncio en el pasión.com no es lo que busco, así que rescaté un book erótico que me hicieron hace unos años, no es común que una mujer “decente” tenga un book erótico, pero ni soy común ni me siento cómoda cargando con la mochila de la decencia, así que tengo un book erótico, punto. Con este book comencé a preparar mi web profesional.

Tampoco me vale depender de un hosting comercial y quedar a la merced de exponerme a los bots de los buscadores de forma prematura, necesito un entorno más controlado, así que me monté mi propio servidor web.

Tras dos días de trabajo intenso mi página profesional estaba en pruebas. Cuando vi el resultado no podía creer lo que estaba viendo, un sudor frío corría por mi espalda, parecía todo tan realista, ¡No! No es que pareciera real, es que era real. Éramos yo y mi imagen ofertando servicios sexuales. Cómo alguien viera esta página mi reputación estaría destrozada de por vida antes de haber realizado mi primer servicio, es lo que hay.

Al día siguiente salí a hacer la compra como todos los días, noté que algo nuevo me rondaba por la cabeza, cada vez que me cruzaba con un hombre maduro con tripa prominente y con nulo atractivo erótico para mí me visualizaba teniendo sexo con él, preguntándome como me sentiría con un cliente así, y sobre todo si sería capaz de realizar el servicio de forma satisfactoria para ambos, es decir, él marchar contento y feliz y yo con mi dinerito en el bolso.

Otro día, un chico muy mono me dijo que era muy guapa, que si le daba mi teléfono y tal. Yo no estaba para historias, así que le corté y seguí mi camino, no me gustan estos asaltos en plena calle. Mientras me alejaba del lugar pensé que ya se había acabado eso de follar gratis por muy mono que sea el chico y a la vez me preguntaba, ¿Estaría dispuesto a pagar mi tarifa por acostarse conmigo? Nunca lo sabré.
No tardaron en presentarse los primeros efectos del miedo y la soledad, abandonar tu cómoda vida para meterse a prostituta no es lo mismo que meterse a pastor de cabras en el monte o a monja en una congregación religiosa, no nos engañemos, la sociedad puede simpatizar con una excentricidad, pero que alguien abandone el redil para meterse a puta. ¡Ni de coña!

Sé que muchas otras personas han pasado por el miedo y la soledad que supone meterse en este mundo. El miedo es difícilmente evitable, pero al menos puedo evitar la soledad, aunque para evitar la soledad es imprescindible afrontar el miedo de alguna manera. Un miedo común es la incertidumbre de cómo se tomarán lo tuyo la gente que quieres. El que muchas de mis amistades sean trabajadoras y trabajadores sexuales algo ayuda, aunque digamos que no ayuda mucho, siempre queda el miedo de que a pesar de todo no te comprendan y puedan pensar que has perdido el norte, así que una buena noche empecé una curiosa conversación por wasap con un amigo chapero:

  • Buenas noches. Tengo un tema para hablar terriblemente personal y no apto para cardiacos. Es una locura se mire por donde se mire y sólo lo puedo hablar con alguien de mucha confianza… Ya te diré de que se trata, si me veo con ánimo de hablar de ello, bueno marcho a dormir…. Buenas noches y perdón por tanto misterio

Horas mas tarde……

  • [04:08, 14/6/2017] Buenas noches y ya sabes dónde me tienes
  • [15:08, 14/6/2017] Hola cielo como estas ?
  • [15:55, 14/6/2017] Hola, bien☺☺☺
    • [15:55, 14/6/2017] Anoche me dejaste intrigado
    • [15:55, 14/6/2017] Si quieres soy todo ojos
  • [15:56, 14/6/2017] No me extraña porque es una locura
    • [15:57, 14/6/2017] Cuenta
  • [16:00, 14/6/2017] Hay una periodista muy mediática hace unos años….que se planteó el experimento de ejercer de trabajadora sexual para un artículo pero lo descartó inmediatamente, no quería pasarse el resto de su vida dando explicaciones…
  • [16:01, 14/6/2017] A ver si recuerdo el nombre
    • [16:01, 14/6/2017] S…… ?
  • [16:01, 14/6/2017] Esa, justo
  • [16:03, 14/6/2017] Pues después de darle muchas vueltas me preguntaba si yo sería capaz de hacer algo así… Ya sé que es una barbaridad
    • [16:03, 14/6/2017] No lo es
    • [16:03, 14/6/2017] Para nada
  • [16:04, 14/6/2017] Gracias, uffff
  • [16:06, 14/6/2017] Es un experimento que me gustaría hacer, sobre todo porque la visión que tengo del trabajo sexual no da más de sí, visto que lo veo desde fuera…
    • [16:07, 14/6/2017] Pues sabes niña que yo te voy a dar mi apoyo y todas las putas que conoces   
  • [16:07, 14/6/2017] Todo sea que diga como S.., buena idea pero no😁😁😁
    • [16:07, 14/6/2017] Y no son pocas
    • [16:08, 14/6/2017] Pues si te animas adelante                     
  • [16:08, 14/6/2017] Tengo que hacer un plan😁😁😁😁😁
  • [16:08, 14/6/2017] Yo creo que ya me ha dado el infarto a mi😂😂😂😂😂😂
  • [16:08, 14/6/2017]  Tengo la boca seca
  • [16:09, 14/6/2017]  No son confidencias que se cuenten todos los días
    • [16:09, 14/6/2017]  Eso es el calor
    • [16:09, 14/6/2017]  Tranquila que sabes que de aquí no sale
    • [16:10, 14/6/2017]  Sabes cielo ?                         
  • [16:11, 14/6/2017] Dime
    • [16:11, 14/6/2017] Hace años me empecé a plantear que no me iba a quedar con ganas de probar nada por muy disparatado que pareciera y así lo hago ahora

                

  • [16:15, 14/6/2017]  Poco a poco lo iré planeando, tengo más miedo a ser incapaz de atraer a un cliente que al resto de cosas…. Por alguna razón me siento fuera del grupo de las ‘personas decentes’ no sé, creo que no me gustan

 

Ya había dado un primer paso, por lo menos ya lo sabía una persona. La liberación que sentí es enorme.

Ahora me tocaba aprender el oficio, este oficio como todos, sólo se puede aprender practicando. Aun así  al menos se puede aprender la teoría antes de comenzar. Parte de la teoría la adquirí a través de los libros de Amanda Brooks y Magdalene Meretrix. Aunque lo más interesante es que existe un cursillo presencial para principiantes que quieren comenzar a ejercer el trabajo sexual, es un poco misterioso, un evento que solo sucede un par de veces al año para grupos muy reducidos. El aula era muy formal, un lugar luminoso, espacioso y bien equipado que en nada tenía que envidiar a una sala de reuniones de cualquier empresa. Las alumnas, muy poquitas y de todas las edades, algunas ya tenían experiencia, otras no la teníamos. Por nuestro aspecto, ninguna teníamos el aspecto que se supone por el imaginario popular debe tener una prostituta.

¿Qué nos enseñaron?, pues de todo un poco, el arte de negociar y tratar con el cliente, la dinámica de un servicio, aprender a valorarnos en lo que valemos, reducción de riesgos. Todo muy participativo, ameno y nada morboso. Eso sí, muy denso, en cinco horas no paré de tomar apuntes. Apenas hubo un descanso para tomar un café en el propio aula. Sólo eché de menos que nos dieran algunos créditos y algún diploma de asistencia como en los cursos que imparten algunas universidades, pero mientras la prostitución, y por ende, la formación para el ejercicio de la prostitución no sea reconocida me temo que no veremos tal cosa. Recuerdo que bromeamos algo sobre el tema del diploma.

Ya por la noche de plática con la profesora del curso, me preguntó con cierto asombro si había decidido meterme en el oficio, era lógico ya que somos amigas desde hace algunos años y algo de todo esto no le cuadraba, mientras yo intentaba poner cara de póker he de confesar que estaba muy, pero que muy nerviosa. Me preguntó de dónde había sacado mi nombre de guerra; Violeta le parecía bien, aunque el apellido de guerra le parecía mas raro. Le hablé sobre una lámpara de petróleo que se usaba en la linterna de los faros a finales del siglo XIX y principios del XX, que el apellido de guerra era justo el nombre de aquella lámpara. “No sé, pensaba que era algo relacionado con el mar”, comentó.

A la semana siguiente fue a ella la segunda persona a quien enseñé mi site, Mientras desayunaba en el bar me saltó el was

  • Hola cariña, que sepas que estoy aquí para lo que necesites
    • Hola, que alegría
    • Siéntate, no te vayas a caer al suelo :D, te voy a enseñar algo

Le pasé el enlace a mi página profesional

  • Me gusta tu web, y das la cara, Oleeee
  • Oye… una foto con pantalón o ejecutiva estaría bien, a fin de cuentas lo ofertas en tus servicios.

A día de hoy conocen mis planes unas siete personas, ya no estoy tan sola y con mucha ilusión en este proyecto, por raro que parezca.

 

Lo que viene después

Para septiembre mi web profesional estará finalizada, (con la foto de ejecutiva incluida, ehhhh), habrá llegado el momento de exponerla a la indexación de los buscadores, de contestar las llamadas que vayan llegando, (con una sonrisa, tal cual nos dijeron en el curso), agendar mis primeros servicios y mi debut.

Ya os contaré como me ha ido cuando llegue el momento o suceda algo interesante, así que de momento a relajarse, “ommm” y practicar ante el espejo.

¿Teneis curiosidad por saber que ocurrirá?, pues yo también, porque esto es una historia de no ficción en progreso, cuyo final no está escrito.

Y por cierto, todo esto lo hago libremente, ni soy víctima de nada ni esclava de nada, no estoy “en situación de….”, poned lo que queráis detrás de los puntos suspensivos.

Lo hago porque soy libre y quiero.

Violetta GFE

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies